viernes, 7 de enero de 2011

LA ALDEA DE LAS VIUDAS

Cuando la sociedad establecida se desmorona, tan solo queda adaptarse, reconstruirla o morir. James Cañon, bajo el influjo del realismo mágico, nos presenta una fábula moral demasiado larga, donde las buenas intenciones quedan a la sombra de flojas metáforas.

La historia del pueblo de Mariquita, un pueblo castrado, donde no solo desaparecen los hombres, sino cualquier atisbo de masculinidad “Un pueblo de viudas en tierra de hombres”.

Una historia sobre el descenso al abismo de una sociedad desmembrada, que lo perderá todo, incluso el tiempo, y el posterior resurgir, cual ave fénix, de una sociedad utópica, construida sobre los restos de sus propias cenizas.

Un libro reiterativo, que invita a pensar lo que uno ya ha pensado mil veces. Un cúmulo de buenas intenciones que, sin embargo, no convence. Plagado de conflictos poco creíbles, incluso en el marco del realismo mágico. A pesar de todo, entretenido, de fácil lectura, con alguna que otra maravilla (quizás por esto tan sólo merece la pena sumergirse en él) oculta entre sus páginas.

Un libro donde el acto creativo depende más de la capacidad lectora e imaginación interpretativa del usuario que de la destreza del escritor. Cuyo néctar más dulce no se encuentra entre sus páginas, sino en las interpretaciones de los compañeros, en las charlas de café, y en la buena compañía.

Ernesto.

6 comentarios:

David dijo...

Se nota la lectura superficial que el señor Ernesto le ha dado a "La Aldea de las Viudas." Partamos de la base que es una novela escrita originalmente en inglés, traducida a 12 idiomas y ganadora de premios literarios en Francia y Estados Unidos (entre ellos el de mejor novela extranjera publicada en Francia). Si el señor Ernesto conociera un poco acerca de la problemática social colombiana, y la situación de la mujer en Latinoamérica, quizás habría entendido la novela en toda su dimensión histórica, social y de género. La Aldea de las Viudas no es sólo una de las mejores novelas que hemos leído en mi grupo de lectura, sino también la que nos ha permitido hablar por casi 4 horas sin parar. Sólo cuando en España aprendamos a leer e interpretar la literatura como lo hacen los franceses y los norteamericanos, podremos hacer crítica literaria objetiva y constructiva.

CLUB DE LECTURA dijo...

Estimado David:

Ante todo, expresar mi agradecimiento por haberse tomado la molestia de leer y sobre todo opinar, sobre mi crítica. Sin duda, como ya he argumentado en varias ocasiones, la discrepancia de gustos e interpretaciones ante un mismo libro, es una de las virtudes más valiosas de un club de lectura.

Usted me adjudica una lectura superficial de la novela, quizás porque no he podido ocultar en mi crítica el tedio que me produjo. Pero mal haría mi cometido, si mintiera acerca de mi experiencia con esta historia. Conste que antes de escribirla conocía de antemano los premios ganados por la susodicha, informarle además que se leyó en mi club de lectura muy recomendada por otros clubs amigos. Esto no significa otra cosa que hay quien, como usted, ve grandes cualidades en “La aldea de las viudas”, cualidades que yo también se apreciar, pero que no las encuentro novedosas, amén que los conflictos originales planteados que captaron mi atención, los encuentro, para ser franco, pobremente resueltos. En conjunto, según mi experiencia, sus virtudes no logran reducir la sensación de poder estar leyendo algo más gratificante.

Cuando en mi club de lectura comentamos un libro, no lo hacemos, como vulgarmente se dice “a pelo”. En este caso concreto, sobre la mesa se dispuso toda una serie de documentos sobre la problemática social Colombiana, sobre la situación de discriminación de la mujer (no solo en Latinoamérica) se ha leído, oído y visto, demasiado en cualquier medio de comunicación (incluso hemos leído libros al respecto), pero que un problema sea importante, no significa que toda novela en favor de su causa deba ser merecedora de elogios, no es una cuestión de fondo.

Por último, reconocer el mérito, como he hecho en mi crítica, de ser una novela que se presta a innumerables interpretaciones, ideal para comentar y para pasar horas, en esto coincidimos, de charla literaria sobre ella. Charlas, mucho más gratificantes que su lectura.

Termino mostrando mi más frontal desacuerdo a la última afirmación de su comentario. Podemos hacer crítica objetiva, o crítica subjetiva, según nos propongamos ceñirnos a unos hechos o intercalar pareceres propios. Pero para ello, no nos hace ninguna falta interpretar la literatura como los franceses o americanos (Si bien sería extremadamente recomendable entender y conocer sus puntos de vista)

P.D. Le animo a seguir interviniendo en nuestro blog (extensión de nuestro club de lectura) sus aportaciones sin duda nos enriquecerán a todos.

Atentamente,

Ernesto.

chaly2 dijo...

Bueno, acabo de leer la crítica y losm comentarios y siento que debo meterme en esta discusión. Ernesto, realmente lo que usted ha hecho no es una crítica, y David, su comentario se queja en una queja sustentada por premios que, a la larga, no dicen mucho de las obras tampoco. Recordemos el negocio de las editoriales como Planeta que ha tenido el descaro de decir que los premios son la "mejor estrategia de venta". Un premio no dice nada de una obra, por el contrario, hoy día, por lo menos a mí, me causa sospecha. pero eso es harina de otro costal.

El caso aquí es que Ernesto, amigo, si la novela le pareció tan mala y las metáforas tan flojas, ¿por uqé no las cita? ¿cuáles son? Nadie sabe quién es usted (solo sus amigos) y por tanto no puede pretender que lo que escribió es una reseña literaria cuando nisiquiera se ha molestado en poner ejemplos, hablar de la prosa y la estructura, del lenguaje. Pobre reseña se ha hecho usted mi amigo. Y lo smimo David...si es tan buena novela, ¿por qué no da ejemplos?

En fin, de todo esto, lo único que queda es leerla, y aunque como dice Ernesto, los gustos son distintos al igual que las interpretaciones, eso no significa que la novela sea buena o mala. La buena literatura se soporta sola, en los personajes, en argumento y capacidad de exposición; en una estructura que "emocione" al lector.

las opniones no hacen buena literatuara, así que si pueden citar, haganlo, señores.

Feliz 2011.

CLUB DE LECTURA dijo...

Estimado Chaly2:

Sin más rodeos, tiene usted razón en cada uno de los argumentos de su comentario.

Coincido plenamente con usted en cuanto a la importancia de los premios. Como usted muy bien dice, lo que realmente he escrito no es, formalmente, una crítica, aunque me refiera a ella como tal. Mi escrito no pretende ser otra cosa que una presentación resumen de mi experiencia personal como lector con la novela, cuyo principal objetivo es el servir de punto de partida para el debate. No olvide usted, que al fin y al cabo, esto es un club de lectura.

Hace muy bien en destacar la falta de citas en mi, entrecomillemos “crítica”, que justifiquen mis impresiones, es una carencia que asumo conscientemente en casi todos mis comentarios a favor de la brevedad y ambigüedad del texto, con ello espero dos resultados principales: Hacer más atractiva la lectura (no convertir cada post en un ladrillo), desvelar lo mínimo de la trama a potenciales lectores, de este modo promuevo su lectura (como usted muy bien dice: “… de todo esto, lo único que queda es leerla…”) y dejar así, a cada uno, la responsabilidad de sacar sus propias conclusiones, favoreciendo el debate. Normalmente dejo y cito los ejemplos concretos para las reuniones del grupo y los comentarios si procede. Como ahora procede cito (brevemente pues ya, el comentario se me hace demasiado largo) y no pretendo “contar la película”:

Lo que me gusta (= las algunas que otras maravillas que cito en mi comentario):

- La idea original, plagada de múltiples posibilidades.
- La caracterización de personajes dentro del realismo mágico, como Julio Morales entre otros.
- Las 13 crónicas intercaladas, a manera de entrevista,del periodista norteamericano.
- La historia de Doña Emilia,La historia de la otra viuda.
- Las múltiples y encontradas interpretaciones en su lectura.

Lo que no me gusta (= Las flojas metáforas y los conflictos pobremente resueltos):

- La resolución del conflicto de crear “Mariquita la más nueva” y por ende, el de la vuelta de los hombres.
- La resolución del conflicto de la homosexualidad de la alcaldesa.
- La resolución del conflicto con el cura
- La resolución del conflicto con la pérdida del tiempo
- La resolución del conflicto con Francisca de Gómez y sus millones
- La Novela se me hace demasiado larga, a veces parece que fuera una enorme paráfrasis para contar lo que ya se ha contado infinidad de veces (violencia, discriminación, sexualidad, problemas sociales extremos) sin aportar, en el fondo, nada nuevo. De ahí que,a pesar de ser entretenida en su conjunto, en ocasiones se me haga aburrida.

Para terminar, estimado Chaly2, reiterar mi acuerdo con usted, en que las opiniones no hacen buena literatura, y objetarle que yo no digo que la novela sea mala, ¡Dios me libre de semejante atrevimiento!, tampoco digo que sea buena, no me gusta entrar en ese juego, solamente expongo mi experiencia como lector y mis impresiones sobre la susodicha. Sin más pretensiones que un ameno y enriquecedor debate sobre literatura.

Agradezco sinceramente su aportación, muy sensata, y le animo a seguir participando con sus comentarios en nuestro blog. Sin duda, sus aportaciones nos enriquecerán a todos.

Ernesto.

CLUB DE LECTURA dijo...

Cuando se creó este blog estoy convencida que se hizo con la mera intención de poder opinar libremente sobre las obras leídas en nuesro club, para nada se trata o trataba de hacer meramente un blog única y exclusivamente para criticar las obras leídas.Digo esto porque parece ser que si opinas y argumentas sobre una obra y no es una opinión positiva ya está mal visto.No sé porque debe ser todo favorable,positivo y que sirva para subir la autoestima del escritor o mejor dicho de todos los que sacan tajada de la obra.
Estoy de acuerdo con algunas partes del comentario del Sr. Charly, y desde aquí le digo que efectivamente a Ernesto "solo" le conoce su círculo de amigos,que por cierto es bastante amplio,lo suficiente como para que pueda y deba dejar sus opiniones referentes a lo se lee en este club de lectura.
Por otra parte me parece perfecto que haya quienes nos podamos permitir el lujo de hacer pequeñas "observaciones"sobre lo que leemos,pues para eso hacemos uso de la lectura, a sabiendas de que a la inmensa mayoría no les parezca bien.
Y ya puestos diré que a mi tampoco me pareció un libro excepcional,ni especial, simplemente un libro más.En los primeros capítulos me divertía, me gustaba la forma de describir a los personajes e incluso como iba desarrolandose la historia, pero hubo un momento en el que no parecia avanzar,me dió la sensación de que el escritor no sabía por donde seguir, y repito, es la sensación que yo tuve.En mi modesta opinión es una manera más de reflejar la situación discriminatoria de la mujer,independientemente del lugar geográfico en el que se encuentren.
Para terminar y para los amantes de las citas dejo esto:"La lectura es como el alimento;el provecho no está en la proporción de lo que se come, sino de lo que se digiere.
De Jaime Balmes.
Gracias a todos los que nos siguen y nos ayudan con sus comentarios y opiniones.
Ana

Anónimo dijo...

Hola soy Marisé, he leido los comentarios que ha suscitado el libro títulado "la aldea de las viudas".
Comienza el libro con unas historias estupendas, la otra viuda es fantástica, los relatos intercalados de los paramilitares, la guerrilla, el ejercito, hasta que al final descubres "el que", con el gringo. Pero creo recordar que en la página 320 mas o menos cuando pierden el tiempo, comenzamos a perder el tiempo todos.
Algunos tenemos la impresión de que para llegar a formar una comuna, no necesitamso un calendario menstrual, nos parece que con calendario solar seria bastante. No quiero suscitar ninguna polémica, pues no es nuestra forma de ser en el club de lectura. Nosotros escribimos el comentario de lo que nos ha parecido el libro que nos leemos y nos parece estupendo que nos lean en otros continentes otras personas, pero no tenemos afan de discusión. Gracias por escribirnos Marisé